La moneda más cara del mundo no es de oro

Además de las monedas de inversión o bullion, acuñadas en metales preciosos (oro, plata, platino o paladio), existen en el mundo otras piezas muy valiosas por las que se pagan precios millonarios. Se trata de las monedas de colección o históricas, que llegan a superar en los mercados numismáticos, concretamente en las subastas, más de 10 millones de dólares.

 Pero, al contrario de lo que se pudiera pensar, la moneda que más alto precio ha alcanzado hasta la fecha en una subasta pública no fue acuñada en oro, sino en plata y no de una pureza extraordinaria, ya que su fino no pasaba de las 900 milésimas.

 Se trata del primer dólar de plata acuñado en los recién nacidos Estados Unidos de América, en 1794, en la Casa de la Moneda de Filadelfia. Su singular rareza, excepcional estado de conservación y, posiblemente, pieza única, le otorgó las calidades suficientes como para que la firma norteamericana de subastas Stack´s Bowers Galleries, la sacara a puja en Nueva York, el 24 de enero de 2013, bajo el epígrafe "Specimen-66 (PCGS) Carter-Cardinal-Morelan 1794 silver dollar".

 Tras una reñida puja, el dólar de plata de la Libertad con la cabellera al viento, alcanzó el récord de remate cifrado en 10.016.875 dólares. 


¿Qué hace de esta moneda que sea considerada la moneda más cara del mundo?

 Dieciocho años después de la Declaración de Independencia, el gobierno de los aún balbuceantes Estados Unidos decidió que ya era hora de dejar de utilizar la excelente moneda española de 8 reales plata, los Spanish Pillar Dollar o dólar español, que recorría los territorios americanos desde la Tierra de Fuego hasta más allá de las Montañas Rocosas. La idea, propuesta por Alexander Hamilton, era la de crear su propia Casa de la Moneda para acuñar monedas fuertes, similares a las españolas, muy populares en el comercio dentro y fuera de América.

 Así, el 15 de octubre de 1794, una prensa manual a tornillo de la Casa de la Moneda de Filadelfia inicia el proceso de acuñación de las primeras monedas auténticamente estadounidenses, un total de 1.758 piezas, con un peso desigual de 26,96 gramos de peso, diámetro de 39/40 milímetros de diámetro y composición de 900 milésimas de fino, el resto de cobre.

 El diseñador del primer dólar de plata "Cabellera al viento", el grabador Robert Scot,mostró una imagen de un busto de la Libertad en el anverso, mientras que el reverso reproducía el águila norteamericana rodeada por una corona de laurel.

 En el canto, el tipógrafo Frederick Geiger graba la leyenda "HUNDRED CENTS ONE DOLLAR OR UNIT".

 La primera vez que se tiene conocimiento de su puesta a la venta fue en 1947, por un precio de 1.250 dólares, ya en 1984 subió hasta los 264.000 dólares, para superar el medio millón en 1991. Desde el año 2002, la singular pieza alcanzó los 2 millones de dólare. Ocho años después, en 2010, el dólar de plata "Cabellera al viento" en esa calidad y grado de rareza casi alcanzó los 8 millones de dólares. En 2013, superó todos los récords y sobrepasó los 10 millones de dólares ante la envidia de muchas de sus congéneres acuñadas en oro.




375 aniversario de Isaac Newton

Con una emisión especial de 50 peniques en oro, plata y metal base, la Royal Mint rinde homenaje a quien fue su jefe y uno de los mayores científicos de la historia de la humanidad.


Aunque desarrolló una incansable labor en la persecución de la falsificación monetaria y en la implantación del patrón oro, la etapa en la que Isaac Newton ostentó la dirección de la casa de la moneda inglesa pasa normalmente desapercibida frente a sus ingentes aportaciones científicas. Y hay que decir que tampoco hace hincapié en esa faceta monetaria la emisión conmemorativa que la propia Royal Mint le dedica ahora con motivo de los 375 años de su nacimiento.

 Con un valor facial de 50 peniques, la emisión se presenta en 4 variedades diferentes: oro, plata y pieforte de plata en acabado proof y en metal base y calidad brillante sin circular. Todas ellas comparten los mismos tipos de anverso y reverso.

 La moneda de oro está acuñada en metal precioso de 22 quilates, con un peso de 15,5 gramos y un módulo de 27,30 g. El volumen máximo de emisión será de 634 ejemplares, de los que 500 se ofrecen en una presentación especial.

 El peso de las monedas de plata es de 8 gramos, con el mismo módulo que las anteriores. Acuñadas en plata esterlina, el volumen de emisión asciende a 7.000 unidades. Las piezas en cupro-níquel comparten métrica con estas últimas y no se ha fijado límite de emisión. Tampoco se han dado a conocer, en el momento de redactar esta noticia, las características del pieforte de plata.



 En la cara de la moneda aparece, como es preceptivo, el retrato de la reina Isabel II, junto con la leyenda correspondiente y el año de acuñación 2017. El reverso, diseñado por el artista gráfico Aaron West, está basado en el principio 11 del primer libro de los Principia Mathematica de Newton. El tema se completa con la leyenda SIR ISAAC NEWTON, la firma de grabador AW y el valor facial de la pieza en letra.




Monedas de plata recién halladas cuentan el ascenso de Roma en la península ibérica


Aníbal cruza los Alpes. Detalles de un fresco. /José Luiz Bernardes Ribeiro, 1510-Palazzo del Campidoglio, Roma

 La derrota de Cartago, en la Segunda Guerra Púnica con la antigua Roma, provocó la pérdida de sus territorios en la península ibérica, con las minas de plata que ahí se encontraban. Geoquímicos de Alemania y Dinamarca demostraron recientemente que, incluso antes del fin de la guerra, los romanos empezaron a acuñar monedas de plata ibérica. La llegada de una gran cantidad de plata es una de las razones por las que Roma, después de la guerra, se convirtió en un Estado poderoso del Mediterráneo. Los autores de la investigación presentaron los resultados de la misma en la Conferencia Internacional de Geoquímica Goldschmidt, en París (Francia).

 Las guerras púnicas entre la República romana y Cartago duraron más de 100 años, hasta el 146 antes de Cristo. En el año 216 a. C. empezó la segunda. Durante los primeros años, Cartago, con Aníbal a la cabeza, obtuvo importantes victorias, pero después, los romanos voltearon el partido y conquistaron todos los territorios de Cartago en la península ibérica, incluidas las minas de plata. Aníbal regresó a Cartago para defender su ciudad, pero también fue vencido.

Posesiones de la República romana y Cartago durante las guerras púnicas. El crema representa a Cartago, el verde a Roma. /Agata Brilli-DensityDesign Research Lab 

 Los autores examinaron 55 monedas romanas de plata que datan de los años 225-101 a. C. Con el uso de la espectrometría de masas y el microanálisis de rayos X, investigaron la firma isotópica (la proporción de isótopos de plomo), de las monedas. La plata se encuentra no solo como un mineral independiente, sino también en los minerales de otros metales, tales como el zinc, el plomo y la plata, o como una impureza en la galena (principal mena de plomo). Por lo tanto, en las monedas de plata también se halló plomo. Por la relación de isótopos de plomo se puede determinar, aproximadamente, el lugar de origen del mineral.

 Resultó que las monedas más antiguas que fueron analizadas eran de plata, extraída de Grecia, Macedonia y Atenas. Hacia el final de la Segunda Guerra Púnica, Roma aún no había conquistado esos Estados (esto sucedió unas décadas después), por eso Roma no tenía en ese momento fuentes significativas de plata. Pero después del año 209 a. C., los romanos obtuvieron sus propias minas de plata en la península ibérica y empezaron a acuñar monedas de ese mineral. Las nuevas monedas estaban compuestas de plata en un 96%, que, según los investigadores, muestra un flujo constante de metal a partir de las antiguas posesiones cartaginesas.

Denario romano, acuñado en los años 108-107 a. C. /Institute for Archaeological Sciences. Goethe University, Frankfurt 

 "La afluencia masiva de plata de la península ibérica cambió la economía de la República romana, lo que le permitió convertirse en una superpotencia de la época. Esto lo sabemos por los escritos de Livio, Polibio y otros autores antiguos. Sin embargo, nuestro estudio es una prueba científica moderna de la elevación de Roma. Esto demuestra que la derrota de Aníbal y el ascenso de Roma estaban acuñados en las monedas romanas", dice la autora principal del estudio, la doctora Katrin Westner, de la Universidad de Goethe, en Frankfurt (Alemania).



 Fuente: nmas1.org

Niña de 8 años, encuentra una moneda de medio Shekel de 2000 años de antigüedad

Después de que una niña de 8 años recogiera a su hermana pequeña del jardín de niños, recogió algo del suelo en su camino a casa, una moneda de dos mil años de antigüedad, una moneda de medio shekel.


Cuando regresó a su casa en Halamish, Samaria, mayo, Halel Haleví hizo una búsqueda en Google de monedas antiguas y encontró algo parecido. Por lo tanto, por supuesto, lo puso en su pequeña caja especial donde guardaba su espejito y su collar favorito. “Tesoros de la infancia”, rió Halel, una estudiante de cuarto grado, en conversación con The Times of Israel el jueves.

 Y allí permaneció hasta que su hermana de 11 años la vio y fue a mostrarla a su padre.

 “Reconozco que puede ser una verdadera moneda antigua”, dijo el padre Shimón, un abogado. Pero sin la educación adecuada para confirmarlo, tomó una fotografía en su celular y se la envió a la esposa de un erudito local, el profesor Zohar Amar de la Universidad Bar-Ilán.

 Amar, un historiador de la antigua flora y fauna de la Tierra de Israel, había escrito un ensayo sobre las prensas vinícolas en el sitio arqueológico cercano, Chubalta, cerca del cual se encontró la moneda. Amar se sintió intrigado por lo que vio y pidió a Shimón que la llevara a su casa para que él y su esposa, Tamar, que también es conocedora de estos temas, pudieran estudiarlo.

 A primera vista, la pareja Amar pensó que era un shekel.

 La pareja lo comparó con varios ejemplos de shekel, pero decidió probar su autenticidad ponderándola. Decepcionado, encontraron que no contenía los 14 gramos esperados, sino exactamente la mitad. Entonces se dieron cuenta de que significaba que en su lugar era una moneda de medio shekel, que se usaba para propósitos del Templo.

 Precisamente la fecha de la moneda puede ser difícil de ver porque sólo un lado es claramente legible. El otro podría haber sido no acuñado, o fue erosionado con la edad. En el lado visible está una imagen de una granada de tres puntas, alrededor de la cual se escribe “Santa Jerusalén” en grafía hebreas del Primer Templo.

 Ejemplos parecidos de monedas de medio siclo que se encuentran en el libro A Treasury of Jewish Coins por el reconocido experto Yaakov Meshorer, indican que la moneda no es del primer año de la Gran Revuelta Judía (66-70 EC) contra los romanos porque Las palabras están escritas en “forma completa” – con las letras “yud” y “vav”.

 Curiosamente, se cree que el uso de las letras del período del Primer Templo ha sido intencional para elevar los sentimientos nostálgicos por la monarquía judía anterior. En principio, las letras eran conocidas durante este período, pero no eran típicas del período del Segundo Templo. Además de las monedas, en Qumrán, una pequeña porción de los manuscritos bíblicos del Mar Muerto fueron escritos en esta fuente, y recientemente un pergamino no bíblico fue descubierto en este tipo.


 Según Zachi Dvira, arqueólogo del Proyecto de Cernimiento en el Templo, “Estas monedas de medio siclo fueron usadas para pagar el impuesto del Templo durante la Gran Revuelta, reemplazando al siclo de Tiro usado anteriormente. Parece que estas monedas de medio siclo fueron acuñadas por las autoridades del Templo en el mismo Monte del Templo.

 “Este impuesto de medio siclo para el santuario, mencionado en el Libro de Éxodo (30: 13-15), exigía que cada hombre pagara medio siclo al Santo Templo una vez al año”, dijo Dvira. La donación de medio siclo no sólo era un medio para llenar las arcas del Templo, sino que también se usaba como un censo como durante el Segundo Templo, cada macho judío pagaba su impuesto una vez al año en el primer mes hebreo de Adar. (En el Libro de Mateo de Nuevo Testamento, Jesús, que vivió alrededor del año 4 aC-33 dC, es informado de pagar el impuesto del templo a través del descubrimiento milagroso de la acuñación en la boca de un pescado recién capturado).

 Amar dijo a Israel National News que “los judíos acuñaron esas monedas contra las monedas acuñadas en Tiro con el fin de enfatizar el simbolismo y el nacionalismo, y en el Templo sólo usaron estas monedas porque son de muy alta calidad de plata”. La primera vez que los judíos utilizaron la plata para la acuñación.

 Más tarde, después de la destrucción del Templo en el año 70 EC, la costumbre de donar el medio shekel se perdió y hoy se da habitualmente antes de Purim.

 Amar dijo que si bien estas monedas se encuentran en otras partes de Israel, “el descubrimiento en Halamish suscita interés porque el área era un centro muy grande y según Flavio Josefo, los judíos participaron durante la revuelta y hay evidencia que apoya este informe”.

 Fundada hace 40 años, la Halamish moderna (también conocido como Neve Tsuf) se encuentra en lo que una vez fue una encrucijada del imperio romano en Tierra Santa, una carretera entre los que viajan entre Cesarea y Jerusalén. El sitio arqueológico, localizado a unos cientos de metros de donde Halel encontró la moneda, tiene evidencia de asentamiento durante el período romano – que incluye la Revuelta Judía – hasta el período islámico temprano.

 “Esta es una zona donde los peregrinos pasaron a través de su camino a Jerusalén. Los romanos entendieron que si querían conquistar Jerusalén primero debían oprimir a los judíos aquí en el camino a Jerusalén “, dijo Amar a Arutz Sheva.

 El lugar donde Hallel encontró la moneda también está a sólo 200 metros de donde fueron asesinados Yosef Salomón (70), su hija Jaya Salomón, de 46 años, y su hijo Elad Salomón, de 36 años.

 “Después de todo lo que pasamos recientemente, el descubrimiento es muy interesante porque los romanos querían matarnos, pero volvimos aquí, y este año estaremos celebrando el 40 aniversario del asentamiento de Neve Tsuf”, dijo Amar.

 La moneda fue entregada a la unidad arqueológica de la Administración Civil, o COGAT, que dirige las actividades del gobierno israelí en Judea y Samaria. Según la ley israelí, todos los hallazgos arqueológicos deben ser entregados al gobierno. Halel recibió un certificado de agradecimiento por su descubrimiento.

 Halel dijo que estaba un poco triste al principio para entregar la moneda, pero lo superó. Y en cuanto a la sensación de tener algo tan histórico en su mano, dijo: “¡Me sentí que muy grande! Estaba escrito en la moneda “Jerusalén la ciudad santa.” Es es realmente emocionante.”





Fuente: The Times of Israel

Halla monedas antiguas en el fondo marino, se las lleva y termina preso

Un curioso hallazgo durante las vacaciones familiares en Turquía ha terminado mal para este británico.


Toby Robyns, un británico de 52 años, se encontraba de vacaciones con su familia en la ciudad de Turgutreis, al suroeste de Turquía, cuando encontró 13 monedas antiguas durante una exploración de buceo.

 A concluir las vacaciones, el hombre decidió llevarse las monedas a casa como recuerdo de su viaje a Turquía. Sin embargo, fue detenido por la Policía en el aeropuerto, acusado de llevarse objetos históricos y no declarar el hallazgo ante las autoridades locales, recoge el periódico 'The Sun'.

 "Lo acusan de llevarse objetos turcos, algo de lo que obviamente no tenía conocimiento", comentó al diario James Stoneham, un amigo de la familia. "Esto fue una diversión inofensiva en unas vacaciones que han disfrutado, y ahora él fue encarcelado".

 Stoneham estima que su amigo, tras ser arrestado en el aeropuerto de Bodrum, fue llevado a una comisaría y luego a un tribunal turco.

 Robyns, por su parte, declaró que encontró las monedas "entre las rocas y la arena" durante una exploración de buceo. "Toby siempre bucea. Es su pasatiempo. Definitivamente no es un contrabandista", insistió un miembro de la familia que pidió no ser nombrado.

 Se cree que el hombre podría permanecer detenido en la prisión de Milas, al noreste de Bodrum, durante varias semanas mientras se resuelve su caso.




Fuente: actualidad.rt.com

Cuándo y por qué el hombre comenzó a usar dinero



A veces uno, cuando busca dinero en la cartera, se encuentra con un billete de cinco euros mugriento, estropajoso que parece que lo imprimieron en el principio de los tiempos. Ciertamente no puede ser tan antiguo, pero el uso del dinero en efectivo, por parte de los seres humanos, se remonta hasta hace 40.000 años.

 Los científicos han rastreado el intercambio y el comercio a través del registro arqueológico, comenzando en el Paleolítico Superior, cuando grupos de cazadores intercambiaban las mejores armas de sílex y otras herramientas. Primero, la gente intercambiaba, haciendo tratos directos entre dos partes de objetos deseables.

 El dinero llegó un poco más tarde. Su forma ha evolucionado a lo largo de los milenios, desde objetos naturales hasta monedas, papel y versiones digitales. Pero cualquiera que sea el formato, los seres humanos han utilizado durante mucho tiempo la moneda como medio de intercambio, un método de pago, un estándar de valor, una reserva de riqueza y una unidad de cuenta.

Utilización de conchas como dinero en China hace 3.000 años 

 Como un arqueólogo y antropólogo que ha hecho varios descubrimientos de monedas antiguas en el campo, estoy interesado en cómo el dinero evolucionó en la civilización humana, y lo que estos hallazgos arqueológicos pueden decirnos sobre el comercio y la interacción entre grupos lejanos.

 ¿Por qué la gente necesita moneda? 

 Hay muchas teorías sobre el origen del dinero, en parte porque el dinero tiene muchas funciones: facilita el intercambio como una medida de valor; une a diversas sociedades permitiendo la donación y la reciprocidad; perpetúa las jerarquías sociales; y finalmente, es un medio de poder estatal. Es difícil fechar con precisión las interacciones que involucren monedas de varios tipos, pero la evidencia sugiere que surgieron de los intercambios de regalos y los reembolsos de la deuda.

 Los objetos que no abundaban mucho en la naturaleza y cuya circulación podía ser controlada eficientemente emergieron como unidades de valor para las interacciones y el intercambio. Estos incluyeron conchas como la madre-perla que se distribuyeron ampliamente en las Américas y conchas de caña que se utilizaron en África, Europa, Asia y Australia. El cobre nativo, los meteoritos o el hierro nativo, la obsidiana, el ámbar, los granos, el cobre, el oro, la plata y los lingotes de plomo han servido diversamente como moneda. La gente incluso utiliza animales vivos como las vacas hasta tiempos relativamente recientes como una forma de moneda.

Moneda mesopotámica 2 shekel ca 331-328 aC. 

 El shekel mesopotámico, la primera forma conocida de moneda, surgió hace casi 5.000 años. Las mint más conocidas datan de 650 y 600 aC. En Asia Menor, donde las élites de Lidia y de Jonia utilizaron monedas de plata y de oro estampadas para pagar ejércitos.

 El descubrimiento de hordas de monedas de plomo, cobre, plata y oro en todo el mundo sugiere que la acuñación, sobre todo en Europa, Asia y África del Norte, fue reconocida como un medio de dinero de mercancías a principios del primer milenio. De las monedas romanas, islámicas, indias y chinas apunta al comercio premoderno (1250 AC – 1450 dC).

 La moneda como dinero de las mercancías debe su éxito en gran medida a su portabilidad, durabilidad, transportabilidad y valor inherente. Además, los líderes políticos podrían controlar la producción de monedas, de la minería, fundición, acuñación, así como su circulación y uso. Otras formas de riqueza y dinero, como las vacas, servían con éxito a las sociedades ganaderas, pero no eran fáciles de transportar y, por supuesto, eran susceptibles a desastres ecológicos.

 El dinero pronto se convirtió en un instrumento de control político. Los impuestos podrían ser extraídos para apoyar a la élite y los ejércitos podrían ser levantados. Sin embargo, el dinero también podría actuar como una fuerza estabilizadora que fomentara el intercambio no violento de bienes, información y servicios dentro y entre grupos. A lo largo de la historia el dinero ha actuado como un registro, un recuerdo de transacciones e interacciones. Por ejemplo, los europeos medievales utilizaron ampliamente los palos de registro como evidencia para recordar una deuda.

Ruta de la Seda 

Sigue el dinero para ver las rutas comerciales 

 En el pasado, como hoy, ninguna sociedad era completamente autosostenible, y el dinero permitía a las personas interactuar con otros grupos. La gente usó diferentes formas de moneda para movilizar recursos, reducir riesgos y crear alianzas y amistades en respuesta a condiciones sociales y políticas específicas. La abundancia y la evidencia casi universal del movimiento de bienes exóticos en diversas regiones habitadas por personas independientes entre sí, de cazadores-recolectores a pastores, agricultores y habitantes de la ciudad, apunta a la importancia de la moneda como un principio unitario. Es como un lenguaje común que todo el mundo podía hablar.

 Por ejemplo, los estadounidenses que vivieron en el Período Formativo Temprano que data de 1450 a 500 aC. utilizó obsidiana, concha de nácar, mineral de hierro y dos tipos de alfarería como moneda para el comercio a través de las Américas en uno de los ejemplos más tempranos de un exitoso comercio global. El comercio de la Ruta de la Seda Marítima, que se produjo entre 700 a 1450 dC, conectó a europeos, asiáticos y africanos en un comercio global que fue a la vez transformador y fundacional.


Los descubrimientos arqueológicos ilustran la integración de África en las interacciones comerciales en el Océano Índico. También muestran evidencia de que las economías de mercado basadas en dinero en efectivo se estaban desarrollando en este momento. En la costa oriental de África, había comerciantes locales y reyes del suajili local que siguieron al islam y cultivaron estos contactos externos con otros comerciantes del Océano Índico. Ellos querían facilitar los negocios, mientras que los comerciantes del Cercano Oriente y Asia del Sur tenían sus propios Rolodexes de contactos comerciales. La moneda no era sólo un asunto local sino también una manera de dejar una tarjeta de visita, una firma y un símbolo simbólico de conexiones.

 Como ha demostrado la historia del dinero, el impacto de la moneda es doble: permitió el movimiento de bienes y servicios, la migración y el asentamiento entre extraños. Trajo riqueza a algunos, al tiempo que aceleró el desarrollo de distinciones socioeconómicas y otras. Los mismos patrones se desarrollan hoy con la relación moderna entre China y África, ahora más entrelazada y desigual que cuando el Almirante Zheng He trajo por primera vez monedas de China en un gesto diplomático, como una extensión simbólica de la amistad a través de la distancia que separa a los dos.




Inti corrobora la autenticidad de monedas romanas de 1.500 años de antigüedad



A través de ensayos no destructivos, técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) lograron identificar elementos para determinar la autenticidad de monedas romanas con más de mil quinientos años de historia.

 “Es una buena noticia para coleccionistas, vendedores y numismáticos porque podrán contar con este respaldo científico para evitar el mercado de las falsificaciones”, indicaron desde el Inti.

 Las monedas del Imperio Romano son piezas antiguas que tienen una amplia circulación en el mercado, porque a lo largo de la historia se han emitido millones de ejemplares (se estima que más de mil toneladas de oro y el séxtuple de plata)

 “Los numismáticos tenemos el ojo entrenado para identificar monedas falsas a partir de la coloración, el estilo de la pieza, el origen, la época, datos de acuñación, el material con que están hechas, entre otros elementos. Pero los ensayos realizados en el Inti le dan un respaldo científico a nuestro análisis”, explica Diego Álvarez, especialista en el tema.

Álvarez le pidió al Inti que analizara diez monedas romanas, acuñadas entre el 235 y 285.
Participó el Laboratorio de Especies Cristalinas del Centro de Química del Inti.

 Técnica utilizada 

 Mediante el método de fluorescencia se analizaron los elementos de cada pieza y se pudo determinar que tres de ellas eran falsas porque no poseían los materiales característicos de la época.

 En ese período contenían aproximadamente 60 por ciento de plata, uno por ciento de oro y 40 por ciento de cobre.

 En el ensayo se detectó un caso en el que no había oro, otro con más de 90 por ciento de plata y uno que poseía estaño como material principal (para simular la plata).

 Este último contenía además un porcentaje de Niobio, elemento descubierto en el siglo XIX por lo que no podría estar presente.

 “Es muy importante el aporte que podemos ofrecer desde la arqueometría (disciplina que estudia la composición de materiales arqueológicos) para corroborar la autenticidad de monedas antiguas y evitar su falsificación en el mercado”, concluye Rodrigo Álvarez del Inti.

 Desde la institución aseguran que este estudio ya despertó un fuerte interés de la comunidad numismática internacional, porque es una técnica que en muchos casos resuelve una problemática que al día de hoy no tenía solución.



 Fuente: lavoz.com